domingo, 17 de noviembre de 2013

Cárceles privadas, un negocio rentable para grandes corporaciones de EE.UU.


El crecimiento drástico del nivel de la delincuencia en EE.UU. ha impulsado el desarrollo de un nuevo tipo de negocios para los empresarios estadounidenses: las cárceles privadas.

Según los datos de un estudio sin precedentes realizado por la Unión Americana de Libertades Civiles, actualmente más de 3.200 presos están condenados en EE.UU. a cadena perpetua sin libertad condicional por delitos no violentos. Y ante ese panorama no es nada sorprendente que el negocio de las prisiones privadas se haya convertido en una de las inversiones más atractivas en ese país.
Según opina el director del grupo Más Allá de las Rejas, Jesse Lava, las estadísticas muestran que si alguien tiene una prisión privada y un contrato con el Estado o el gobierno local, tiene asegurado un número de ocupantes en sus instalaciones, e independientemente de que la criminalidad baje o no, el Gobierno seguirá garantizando la ocupación de esas cárceles. 

Desde el año 1990 el número de presos en EE.UU. aumentó en 16 veces alcanzando los más de dos millones de personas encarceladas, todo un récord negativo si se compara con países como Rusia, China o algunos Estados desarrollados del resto del mundo. Y es aquí donde reside el filón de oro.
Así una de las compañías más grandes del sector, Correctios Corporation of America, se hace cargo de unos 90.000 reclusos. El año pasado sus ganancias alcanzaron los 1.700 millones de dólares, según las cuentas oficiales, ya que por cada reo, la compañía recibe parte del presupuesto estatal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?