domingo, 17 de noviembre de 2013

La propietaria de Fukushima despedirá a 1.000 empleados para reducir costes para descontaminar la central




TEPCO, la operadora de la accidentada central de Fukushima, planea recortar 1.000 puestos de trabajo a través de jubilaciones voluntarias en el próximo año, informó hoy el diario económico Nikkei. La medida formará parte del nuevo plan de negocio que Tokyo Electric Power (TEPCO) y el Gobierno nipón cerrarán a finales de año y está orientada a reducir gastos de cara a un aumento de las ayudas públicas que la operadora recibirá para las labores de descontaminación, según el diario.

La malograda central, que fue azotada por un tsunami en marzo de 2011, está siendo objeto de un largo y costoso proceso de limpieza y descontaminación y ahora el Gobierno se está planteando emplear más dinero público para ayudar a la operadora en esta labor. 
Por su parte, los principales prestamistas de TEPCO, la eléctrica más grande de Japón y la tercera del mundo, han solicitado un nuevo plan de negocio más acorde con la situación financiera de la operadora, 
apuntó Nikkei.

De acuerdo con en el nuevo esquema de negocio, las operaciones de desmantelamiento se llevarán a cabo desde una unidad independiente dentro de la empresa energética a partir de 2014 y se calcula que los trabajadores que se someterán a bajas voluntarias serán entre 1.000 y 1.500. 
El actual plan de la eléctrica era reducir su plantilla en 3.600 trabajadores a través de las bajas y una política de reducción de contrataciones a lo largo del ejercicio fiscal 2013 que en Japón acaba en la primavera del año que viene.

Tras el accidente nuclear de Fukushima, el peor de la historia junto al del Chernobil en 1987, la operadora quedó prácticamente nacionalizada y recibe ayudas del Gobierno nipón principalmente para el pago de indemnizaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?