jueves, 6 de febrero de 2014

Ibuprofeno contra paracetamol ¿quién gobierna el planeta farma?

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha publicado su informe Utilización de medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) en España durante el periodo 2000-2012. Está referido a una de las familias de medicamentos más utilizados en España (y en el mundo), los populares analgésicos.
Durante el año 2009, el consumo de AINEs alcanzó su techo. Desde entonces su ingesta ha descendido un poco en nuestro en nuestro país, aunque sigue siendo muy utilizado (ved la figura 2. del enlace citado).
El médico Vicente Baos lo explica así:

IBUPROFENO analgésico antiinflamatorio reacciones adversas medicamentoUna vez más se confirma la supremacía del ibuprofeno como el AINE más usado, alcanza el 43.9% del total del consumo del grupo. Es tanto su éxito que muchos médicos y pacientes han olvidado que es un AINE y su utilización como analgésico y antipirético le da dicho protagonismo.
En las preferencias de los pacientes, el ibuprofeno está desbancando al paracetamol. Dado que aquí no disponemos de las dosis medias utilizadas, debemos sospechar que 600mg por comprimido es la más usada en adultos y adolescentes, olvidando que 400mg como dosis unitaria tiene excelentes resultados y se minimizan riesgos“.
Los daños del paracetamol han motivado nuevas restricciones por sus “daños al hígado y muertes”. La agencia de medicamentos de Estados Unidos (FDA) está recomendando a los profesionales de salud, que interrumpan la prescripción y dispensación de parecetamol.
En concreto, este órgano regulador se refiere a los productos de venta con receta con combinación a dosis fijas de fármacos que contienen más de 325 miligramos (mg) de paracetamol. No hay datos disponibles que demuestren que tomar más de 325 mg de paracetamol proporcione un beneficio que compense los riesgos de daño hepático.
Dentro de los AINESs existe otro grupo polémico, los COXIB. Son fármacos, analgésicos también, que llegaron al mercado como los sustitutos de los primeros pero que sufrieron un justificado batacazo tras el escándalo del Caso Vioxx. El medicamento, fabricado por Merck, resultó mortal para decenas de miles de personas en todo el mundo. Era uno de estos analgésicos de última generación.
Sabemos que los antiinflamatorios o analgésicos como ibuprofeno o el diclofenaco (Voltaren), también citado en el informe de la AEMPS como de los más consumidos, pueden provocar infartos de corazón y cerebro. Así lo asegura, por ejemplo, un estudio publicado en The Lancet.
Con anterioridad, se habían documentado los daños gastrointestinales de este grupo de medicamentos, por ello se fabricaron una nueva generación denominados “coxibs”.
El consumo de coxibs ha quedado reducido a dos medicamentos: celecoxib y etoricoxib. Los riesgos cardiovasculares asociados a estos fármacos y especialmente a etoricoxib, “deberían provocar una minimización de su uso”, clama Baos. Aún así, el 14,7% de las prescripciones totales de AINEs pertenecen a los coxib.
La buena noticia es que el citado Voltaren, claramente asociado al incremento de daños en el corazón sobre el resto, como hemos visto y equivalente al riesgo de los COXIB, ha comenzado, aunque aún de manera tímida, a venderse menos.
En mi opinión, diclofenaco y coxibs deberían sufrir un retroceso aún más llamativo, concluye el citado médico”.
Y lo que me digo es que mejor aguantemos el dolor lo que podamos… Repetid conmigo el mantra: “no hay dolor, no hay dolor” ;) que en muchos casos será peor el remedio que la enfermedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?