viernes, 11 de abril de 2014

Ajuste en Portugal: el turno de los jubilados




Unos 165.000 pensionistas verán sus pensiones afectadas por un nuevo recorte decretado por el Gobierno portugués con la llamada Contribución Extraordinaria de Solidaridad exigida por la Troika (Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional).

La medida afectará a quienes cobren entre 1.000 y 1.300 euros al mes. Casimiro Menezes, presidente de la Confederación Nacional de Jubilados, convocó a una manifestación en protesta para el próximo sábado.
Para alcanzar los requisitos de la Troika para recibir los dos últimos tramos de los 78.000 millones de euros del préstamo, entre las medidas de ajuste, Portugal resolvió obligar a los pensionistas a realizar “un sacrificio más”: la pérdida de un pago extra y el aumento de lo que llaman “contribución extraordinaria”, que no es más que un impuesto ordinario que se aplica directamente sobre sus haberes.
El debate político que predomina actualmente en el país lusitano es si el país debe o no declarar su autonomía financiera sin acudir al crédito de sus “socios” europeos. El viceprimer ministro portugués, Paulo Portas, se manifestó optimista y afirmó que cualquiera de las dos opciones, con o sin apoyo de la UE, representaría una salida “limpia” para Portugal.


Según se anunció, el Gobierno portugués presentará durante el corriente mes un nuevo paquete de medidas de austeridad para 2015, con el que, supuestamente, se cerrará la penúltima evaluación de la Troika antes de finalizar el programa de ayuda externa.
Las privatizaciones, la suba de impuestos y los recortes de los beneficios y derechos sociales fueron algunas de las consecuencias directas de la intervención de estos organismos internacionales en el país. Los derechos laborales y sociales continúan en permanente retroceso y el desempleo juvenil pasó del 27% al 40% desde su injerencia.
Aunque los últimos registros indican que desde principios del 2013 a la actualidad, la desocupación bajo del 17,7% al 15,3%, la cifra es en realidad ilusoria: la disminución percibida en las estadísticas responde a una masiva emigración similar a la que se produjo en los años 60, lo que se traduce en un menor número de gente que figura buscando empleo.

Enviado por: M. O. Pérez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?