jueves, 17 de abril de 2014

La farmacéutica GlaxoSmithKline de nuevo investigada por sobornar a médicos

El laboratorio farmacéutico GlaxoSmithKline (GSK) ha sido acusado de nuevo de sobornar a los médicos para receten sus medicamentos. La multinacional anglosueca está siendo investigada en Polonia por presuntos sobornos a médicos con el fin de promocionar su antiasmático Seretide.
Jarek Wisniewski, ex representante de ventas de GSK en la región polaca de Lodz, es quien ha revelado que personas relacionadas con la compañía pagaban a médicos para que éstos recetaran el fármaco. Wisniewski explica que, si bien las facturas entregadas a los médicos se hacían pasar por unos servicios “educativos”, consistentes en unas charlas a los pacientes sobre las medicinas, en realidad el objetivo era que se firmase una cantidad de recetas.


GSK GlaxoSmithKline medicamentos industria farmacéutica sobornos médicosLas autoridades polacas han encontrado documentos entregados por la firma a los médicos relacionados con estos supuestos sobornos en varios centros sanitarios y no hallaron pruebas de ningún tipo de servicio “educativo”. A cambio de un beneficio financiero, los médicos favorecían el producto propuesto por la compañía farmacéutica y recetaban el fármaco.
A finales de 2013, os contaba que la farmacéutica GSK anunciaba que dejaría de pagar a los médicos para que promuevan sus productos.
Entonces decían que la cosa no tiene que ver con que las autoridades sanitarias de China les estén investigando por sobornar galenos.

El “método de trabajo” es el mismo en todas partes. No hace mucho que la farmacéutica acordó con el Departamento de Justicia de Estados Unidos pagar una multa de 3.000 millones de dólares (unos 2.300 millones de euros) por falsear u ocultar información sobre tres medicamentos y por sobornar a médicos para que recetaran uno de sus fármacos.
Vuelve a verificarse así lo que tantas veces se ha comentado y pocas de ellas publicado (podéis leer mi libro Laboratorio de médicos en el que se documentan estas prácticas en nuestro país e incluyo documentos internos de GlaxoSmithKline España).
La Administración sanitaria española conoce perfectamente la práctica del “tarugueo” (sobornar a los médicos) y mira para otro lado como si nada ocurriese. Insisto, GlaxoSmithKline ha actuado de manera similar en España.
Es necesario que esto se investigue como explica este fiscal español. Las fiscalías han de actuar de oficio sobre quienes ponen en peligro la vida de las personas por sobrediagnóstico y vacían las arcas de los sistemas sanitarios públicos por sobremedicación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?