viernes, 30 de mayo de 2014

Cuando señalas a alguien, recuerda que 3 dedos te señalan a ti

IMA1


Siempre que señalamos a alguien con el dedo, hay tres dedos señalándonos a nosotros.


Cuando criticamos a alguien y le señalamos con un dedo, los otros tres dedos señalándonos a nosotros son un indicativo de que los errores que vemos también están en nosotros. En general, no vemos nuestros propios defectos. Cuando tomamos conciencia de esos tres dedos que nos señalan, podemos reconocer el trabajo personal e interno que se requiere. Necesitamos desapegarnos de las actividades de los demás, y evitar los juicios descalificadores. Una actitud práctica es darle mentalmente pleno permiso a la otra persona para ser exactamente como es.
 Esto rompe el hábito de atraparse en el comportamiento de otros y sentirse obligado a corregirles. Nos damos cuenta de que no tenemos jurisdicción sobre nadie, exceptuando nosotros mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?