viernes, 23 de mayo de 2014

Primera demanda judicial en España por los daños de la vacuna del papiloma

gardasil merck vacuna papiloma
El Bufete Almodóvar & Jara ha puesto en la Audiencia Nacional la primera de una larga serie de demandas judiciales por los daños que han causado Administración sanitaria y laboratorio fabricante con la vacuna del papiloma.
El proceso que ahora comienza trata de encontrar justicia por los primeros casos registrados en nuestro país en el año 2009 en la Comunidad Valenciana. Las familias afectadas están organizadas en torno a la Asociación de Afectadas por la Vacuna del Papiloma (AAVP).
La demanda, muy documentada, se basa en la conculcación del derecho fundamental a la información en materia de salud.
El Ministerio de Sanidad y la entente de laboratorios Sanofi Pasteur, Merck, Sharp and Dohme (MSD), productores de Gardasil, marca de la vacuna del papiloma protagonista de esta primera demanda, tienen la responsabilidad de informar de manera actualizada y veraz, con todos los datos que disponían entonces y NO lo han hecho.

Lo que han hecho desde la introducción de esta vacuna en los calendarios vacunales de España es promoción, marketing.
La introdujeron en el mercado sin que se conozca su auténtica efectividad, sin que esté probada de manera suficiente su eficacia y ocultando muchos de los daños que con posterioridad el sistema de farmacovigilancia europeo ha recopilado.
Bufete Almodóvar Jara demanda vacuna papilomaEs más, el citado Ministerio ocultó información a las familias afectadas al negar que los daños producidos en la niñas se conociesen con anterioridad cuando ya estaban notificadas sospechas de reacciones adversas iguales dentro del citado sistema de control de medicamentos.
Los daños que han sufrido y continúan sufriendo numerosas chicas no constaban ni en ficha técnica ni en prospecto. Algunos de ellos fueron incluidos con posterioridad. Otros continúan sin avisarse. Por los datos a los que ha tenido acceso el bufete, el número de sospechas de muertes y graves secuelas provocadas por la vacuna del papiloma (la otra marca es Cervarix, fabricada por el laboratorio GlaxoSmithKline) es abultado.
En el caso de la demanda las autoridades sanitarias NO investigan los hechos y continúan favoreciendo con su actitud a los fabricantes. Incluso acusaron a las víctimas de padecer trastornos psicológicos, algo que está acreditado que no es cierto.
A esta primera demanda le seguirán otras cuatro antes de dos meses y el bufete continuará poniendo más demandas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?