viernes, 16 de mayo de 2014

Un laboratorio confirma que la vacuna del papiloma está contaminada con ADN viral

La asociación internacional de afectadas por la vacuna del papiloma SaneVax ha ofrecido nuevos datos sobre la confirmación, por un laboratorio independiente, de que una de las dos marcas de la vacuna del papiloma, Gardasil, está contaminada con restos de ADN del virus del papiloma.
Hace un par de años ya que SaneVax informó que habían descubierto fragmentos de ADN (el ácido desoxirribonucleico, abreviado como ADN, es un ácido nucleico que contiene instrucciones genéticas usadas en el desarrollo y funcionamiento de todos los organismos vivos conocidos y algunos virus, y es responsable de su transmisión hereditaria) en el 100% de las muestras analizadas. El fabricante de la vacuna lo negaba.

La agencia de medicamentos estadounidense, la FDA, reconoció dicha contaminación pero argumentó que dichos fragmentos “no representan un riesgo para la salud”.
Pero con posterioridad, el doctor Sin Hang Lee, que es quien está haciendo las investigaciones científicas, ha descubierto que dicha contaminación ha provocado que se cree un nuevo compuesto químico de toxicidad desconocida, la conformación denominada no-B.

Éstas se sabe que están asociadas con mutaciones genéticas vinculadas a más de 70 enfermedades graves en los seres humanos, incluyendo enfermedad renal poliquística, adrenoleucodistrofia, linfomas foliculares y fallo en la espermatogénesis, sólo por nombrar unos pocos.
Las autoridades sanitarias optaron por minimizar el descubrimiento de Lee sin investigar el asunto. Es más se han hecho audiencias públicas en las que se ha justificado su postura con que los tests utilizados son más sensibles, lo que aumenta el riesgo de amplificar ADN irrelevante y que nadie ha replicado o contrastado los datos del científico independiente.

A finales de marzo, en el Congreso Internacional de Autoinmunidad celebrado en Niza (Francia), tres científicos franceses han confirmado que se han producido partículas similares a los virus del papiloma incluidos en la vacuna. Este equipo de investigación ha documentado la presencia de ADN contaminante HPV L1 en todos los lotes de Gardasil distribuidos en Francia con los que han trabajado. Esto verifica el hallazgo de Lee.
Además de confirmarse por un segundo laboratorio independiente, éste ha utilizado una metodología diferente y menos sensible para llegar a la misma conclusión: la contaminación de Gardasil con fragmentos de ADN recombinante del VPH.
Es evidente que se necesitan más investigaciones sobre la seguridad de la vacuna. Ahora es más legítima si cabe la petición de las familias afectadas por la vacuna del papiloma de una moratoria en su aplicación pues su seguridad está en entredicho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?