martes, 17 de junio de 2014

Gobierno británico, acusado de espionaje masivo




La agencia británica de espionaje electrónico aplica normas ambiguas para interceptar las comunicaciones entre británicos que utilizan las redes sociales con sede en Estados Unidos, Facebook, Twitter y Google, entre otros, según han informado este martes grupos defensores del derecho a la intimidad.

La mencionada agencia es considerada “externa”, no “interna” a la información transmitida por esas redes, puesto que esas compañías tienen su sede en otro país, de acuerdo con un documento de Charles Farr, el principal funcionario del servicio antiterrorista británico.
El documento fue publicado por Privacy International y otras asociaciones, a petición de grupos defensores de los derechos civiles que buscan la limitación del ciberespionaje.

El Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno británico (GCHQ, por sus siglas en inglés) goza de una amplia fuerza para interceptar comunicaciones fuera del país, no obstante, hace falta una orden judicial para vigilar las comunicaciones británicas.

Farr, en su documento, informa de la interceptación de ciertas comunicaciones internas, aunque “no se las puede leer, mirar ni escuchar”.
Se puede agrega esta nueva revelación al programa de espionaje de EE.UU., que ha provocado una gran indignación a nivel internacional.
Edward Snowden, exempleado de la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. (NSA, por sus siglas en inglés), refugiado en Rusia desde agosto de 2013, ha filtrado varios datos sobre el programa de espionaje de EE.UU., que ha venido, desde hace años, violando los derechos humanos y la privacidad tanto a nivel nacional como internacional.

Enviado por: cansancio_en_la_mirada

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?