domingo, 8 de junio de 2014

La vacuna de la gripe podría provocar diabetes en el embarazo, convulsiones y malformaciones

Un nuevo estudio publicado en el British Medical Journal (BMJ) indica que vacunar de la gripe en el embarazo podría tener los siguientes riesgos: aumenta un 26% el riesgo de diabetes gestacional, aumenta un 19% el riesgo de eclampsia (convulsiones) y lo más turbador, podría aumentar el riesgo de malformaciones congénitas.

vacuna gripe embarazo dañosEste último hallazgo no fue estadísticamente significativo, “posiblemente por falta de muestra (mujeres embarazadas incluidas en el estudio), pero ya tenemos las mosca detrás de la oreja”, me comenta el médico de familia Sebastián Vignoli.
Menuda joya de vacuna. El pelotazo de la falsa pandemia de gripe A de 2009 puede salir caro, sobre todo a la ciudadanía porque los que vendieron la dichosa vacuna y los Tamiflu de turno estarán disfrutando de la pasta gansa que ganaron.
Hace poco Irlanda confirmó, como ya lo había hecho Inglaterra los daños producidos en niños por esta vacuna durante la “pandemia”. In Spain nuestros niños deben de acero porque NO sabemos nada de esos daños… O no hay secuelas o nuestras autoridades sanitarias no nos lo cuenta. Eso sí, hacen lo posible porque la insultante cantidad de Tamiflu que compraron al laboratorio Roche no se pudra.

¿Qué estarán pensando los de la policía de las vacunas? Ya sabéis, la red de intereses creados entorno a las vacunas formada por “expertos” financiados, por lo general, por los laboratorios farmacéuticos fabricantes de vacunas. Su objetivo es garantizar que vacunas como la de la gripe sigan constituyendo un mito y reprimen de manera sistemática a quienes osen cuestionar su necesidad, eficacia o seguridad.
Por cierto, que el British Medical Journal viene cargadito. Un nuevo estudio configura un poco más el riesgo de diabetes de las estatinas: cuanto más potente es la estatina más riesgo de diabetes. ¿Cuáles son las estatinas más potentes?: rosuvastatina (Crestor, la del publirreportaje en el telediario) y atorvastatina. Os lo he comentado estos días atrás en un par de post, el último es Vicente del Bosque, Danacol y la selección del colesterol.


ACTUALIZACIÓN:

Como podéis apreciar en los comentarios a esta entrada o en los de mi facebook hay polémica. Para intentar aclararlos  he consultado con el médico Enrique Gavilán que ha ofrecido cursos de Medicina Basada en la Evidencia (pruebas) y por ello es especialista en “leer” trabajos científicos. Me cuenta: “Lo primero y más importante es que el estudio que citas es de cohortes. Por tanto no se puede extraer causalidad; esto solo lo pueden hacer los ensayos clínicos, donde hay aleatorización y comparación entre grupos.

En un estudio observacional como el de cohortes solo se puede observar que hay una asociación, que es estadística, entre dos variables. Pero solo asociación. Y esa asociación (normalmente se expresa con el odds ratio -OD- o el risk ratio -RR-) puede ser de aumento de riesgo (el resultado entonces es de RR o OR mayor de 1) o de disminución de riesgo (menor de 1). O sea, que la vacuna no provoca esos efectos, sino que está asociado a un aumento de riesgo de sufrir esos efectos.
Esa sería la expresión más válida a usar, aunque periodísticamente es duro hablar en esos términos… Por otro lado, hay que ver la magnitud del efecto. Cuando más alejado de 1 la OR o el RR, mayor aumento de riesgo hay en un grupo respecto al otro, o sea, mayor es la magnitud del efecto.
En el artículo que citas del BMJ, la vacuna se asocia a un RR de 1.12 de sufrir eclampsia, lo cual es una magnitud del riesgo ridícula. Y por último, hay que mirar el intervalo de confianza. Cuando más amplio sea, menor confianza tienes de que el paciente que tienes delante tenga un resultado que esté comprendido entre el máximo y el mínimo de ese intervalo, o sea, más incertidumbre tienes de que el resultado sea muy bueno o simplemente modesto; si por el contrario el intervalo de confianza es estrechito, más precisión en los resultados y más confianza.

El intervalo de confianza normalmente lo ponen justo a continuación del RR o OR (en el caso del resultado ‘eclampsia’, el intervalo de confianza en el estudio del BMJ va desde 1.04 a 1.39. En el caso del resultado ‘malformaciones congénitas’ los resultados son: RR de 1.14 (de nuevo risible) y el IC va desde 0.99 a 1.31. Si te das cuenta, el intervalo de confianza supera al 1 y por tanto, da que no es significativo desde el punto de vista estadístico.
Lo de la significación estadística es pura convención pero eso es otra cosa. Sé que estas cosas son difíciles de digerir. Lo son incluso para médicos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?