domingo, 3 de agosto de 2014

Síndrome ASIA: ¿la enfermedad de los daños provocados por adyuvantes de vacunas?

La revista médica Mujer y Salud y la publicación Discovery DSalud ponen en boga un nuevo síndrome conocido como Síndrome Inflamatorio Autoinmune Provocado por Adyuvantes (ASIA por sus siglas en inglés). Éste sería el conjunto de daños provocados o agravados por los adyuvantes o potenciadores de la respuesta inmune que contienen las vacunas. Explicamos en qué consiste.

En el blog venimos recogiendo las conclusiones que están alcanzándose en Francia a raíz de los congresos científicos celebrados con motivo del interés suscitado por los daños de la vacuna del papiloma. En ellos, el profesor Yehuda Shoenfeld, director del Centro Zabludowicz para enfermedades autoinmunes y especialista internacional sobre inmunidad, señaló que algunas personas tienen una predisposición genética a una mayor y más grave estimulación del sistema inmunológico con vacunas que contienen sales de aluminio como adyuvantes. Ello les puede suponer perder su salud por diversas enfermedades.


Captura de pantalla 2014-07-31 12.33.11

Dicho profesor definió en 2011 como ASIA a esos males. Los principales criterios para diagnosticar esta nueva dolencia podéis leerlos en este “pantallazo” de la revista Mujer y Salud. Ya veis que destacan los daños musculares y la Fatiga Crónica.
La citada publicación explica que en la literatura científica ya hay documentados casos de muerte tras desarrollar una enfermedad autoinmune al vacunar contra el virus del papiloma humano.
También se han descrito mayores porcentajes de padecimiento de enfermedades autoinmunes como Síndrome de Guillain-Barré, neuropatías desmielinizantes, lupus eritematoso sistémico, pancreatitis, vasculitis o hepatitis autoinmune, entre otras.

No quiere decir que esto le ocurra a todo el mundo que se vacune con adyuvantes pero lo cierto es que no es posible conocer exactamente cual es el porcentaje de personas afectadas (sobre todo niños) y estas sustancias se encuentran en muchas vacunas: gripe, polio, meningococo, neumococo, tétanos, difteria, etc.

Desde 2011, Shoenfeld lleva publicando sobre ello y quizá el trabajo de referencia o en el que explica todo de manera hiperdocumentada es uno publicado en 2013 en Journal of Autoimmunity titulado Autoimmune/inflammatory syndrome induced by adjuvants (ASIA) 2013: Unveiling the pathogenic, clinical and diagnostic aspects. En él puede leerse qué es lo que puede causar este síndrome y cuales son sus características.
A la lista mencionada antes el autor añade, relacionadas con los adyuvantes de aluminio otras enfermedades inflamatorias o autoinmunes como artritis, esclerosis múltiple o diabetes melitus. También miofascitis macrofágica.

La clave para entender todo esto está en que hay personas predispuestas genéticamente a esos daños pero es un factor externo o ambiental, por ejemplo el aluminio, el que los activaría. Esto explica que aún sean relativamente poco frecuentes esos daños.
Convendría pues, antes de vacunar, hacer ciertas pruebas genéticas para saber cómo está su sistema inmune y qué elementos pueden dañar al bebé o persona a vacunar. Los profesionales sanitarios han de conocer todo esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?