miércoles, 10 de septiembre de 2014

Las dificultades para conocer los daños declarados del fármaco Roacutan (y otros)

En la adolescencia tomé durante un tiempo el fármaco Roacutan para el acné. Muchos años después ya investigando sobre medicamentos publiqué en este blog el post Lo que nunca me contaron sobre Roacutan (el segundo más leído de toda la web) y algunos otros críticos. Leyendo el fenomenal libro de Peter Gotzsche Medicamentos que matan y crimen organizado, vuelvo a toparme con una información que merece difundirse.

Roacutan rocheLiam Grant, el padre de un joven con acné que se suicidó cuando se encontraba en tratamiento con Roacutan (isotretinoína) del laboratorio Roche, intentó descubrir qué daños relacionados con el medicamento había reportado el laboratorio a las autoridades de farmacovigilancia antes de que se aprobara su comercialización.
Tras una larga lucha que recuerda a la de Erin Brockovich, consiguió que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) le dejara acceder a los documentos de las reacciones adversas. Años antes, en 2002, la prensa de Dinamarca había intentado lo mismo pero Roche consiguió bloquear el acceso argumentando que eso le reportaría pérdidas económicas. El laboratorio incluso amenazó al Gobierno de aquel país si la revelación de los datos le perjudicaba.

Es decir, Roche quería denunciar  aun país por informar sobre un fármaco que estaba documentándose que mataba a personas. Gotzsche escribe:
Así es como actúan los mafiosos: “Si haces algo que eche a perder nuestras ventas de heroína, acabaremos contigo”. El símil es apropiado, porque Roche se hizo de oro con la venta ilegal de heroína y morfina“.

En suma lo que viene a contar el médico danés es que el hecho de que Roche considere que los daños declarados por los consumidores de sus fármacos son propiedad privada de la compañía
demuestra una falta absoluta de respeto hacia las vidas humanas, especialmente en este caso [Roacutan], con un fármaco asociado a la depresión grave y el suicidio“.
Lo de Roche es grave porque no solo ocultan las reacciones adversas de Roacutan. Además, la compañía ha sido investigada por la Agencia Europea de Medicamentos precisamente por esconder datos de la muerte de personas (más de 15.000) por los efectos adversos de sus medicamentos.


Merece la pena que sobre Roacutan leáis también:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?