domingo, 21 de diciembre de 2014

Cuba y Estados Unidos se reunirán en enero

EXTRA, PARA LEER DESPUÉS:

EL ACERCAMIENTO ENTRE EEUU Y CUBA: NADA ES LO QUE PARECE

La primera reunión bilateral de alto nivel entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos para poner en marcha el proceso de normalización de las relaciones diplomáticas ocurrirá a finales de enero.
La subsecretaria de Estado para América Latina, Roberta Jacobson, adelantó ayer que las dos delegaciones, la cubana y la estadounidense, decidieron elevar sustancialmente el nivel de diálogo de una reunión que ya estaba prevista para enero y que se debía concentrar en discutir temas migratorios, publicó la AFP.

“Hemos pensado que podríamos elevar el nivel y usar esas conversaciones migratorias como una oportunidad para comenzar a hablar sobre las otras cosas que están en la agenda, en vista de los anuncios de la víspera”, dijo Jacobson en la sede del Departamento de Estado.
Jacobson encabezará la delegación estadounidense que asistirá a esas conversaciones. “El proceso es relativamente simple, realmente, desde una perspectiva legal”, dijo, aunque aclaró que esto “requiere que los dos países alcancen un acuerdo sobre el proceso”.

Oposición a relaciones

El acuerdo de Washington y Cuba de normalizar sus relaciones anunciado el miércoles fue celebrado en el mundo entero, pero es el Congreso estadounidense el que debe decidir si pone fin a medio siglo de embargo contra la isla, publicó la AFP.
La Organización de Naciones Unidas (ONU) se puso inmediatamente a disposición para ayudar en la normalización de las relaciones bilaterales, al tiempo que la Unión Europea (UE) y la Organización de Estados Americanos (OEA) aplaudieron el “gesto valiente” de Estados Unidos y Cuba.
Prácticamente todos los presidentes de la región celebraron el fin de una política exterior hostil que se había convertido en un escollo diplomático para la comunidad regional.
Pero un grupo anticastrista en Miami y representantes del Senado y Congreso estadounidenses, mostraron su rechazo a este restablecimiento de relaciones.
El senador conservador Marco Rubio (de origen cubano), señaló que no quedan dudas de que “el Congreso estadounidense no va a levantar el embargo”.
Rubio, considerado un eventual candidato del Partido Republicano para las elecciones presidenciales de 2016, adelantó que tanto él como su partido usarán todas las herramientas “para revertir tantos cambios como sea posible”.

El Partido Republicano recuperó en noviembre la mayoría del Senado y amplió la mayoría en la Cámara de Representantes.
Entre las filas del Partido Demócrata no faltaron críticas a la normalización de las relaciones.
El senador demócrata Robert Menéndez (también de origen cubano) dijo que la decisión de Obama era “equivocada” porque “no entiende la naturaleza del régimen en Cuba”. Otro senador demócrata, Eliot Rangel, dijo que prefería ver “más apertura en Cuba antes de levantar el embargo”.
La legisladora de origen cubano Ileana Ross sugirió incluso que es “posible” que las medidas anunciadas por Obama sean contrarias a la Ley Helms-Burton “y a la Ley sobre Comercio con el Enemigo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?