jueves, 22 de enero de 2015

Las universidades públicas españolas sufren un recorte de 1.500 millones en 4 años


La financiación de las universidades públicas sigue cayendo en picado. Así lo revela un informe del sindicato Comisiones Obreras (CCOO), que dice que en los últimos cuatro años el presupuesto que el Gobierno destina a la enseñanza superior ha sufrido un recorte del 23,8%, es decir, que estos centros han perdido 1.523 millones de euros entre 2010 y 2014. Todo ello al tiempo que siguen aumentando las tasas que deben pagar los estudiantes, y que cada vez representan un porcentaje mayor de los ingresos de las universidades.
En el informe ‘Evolución de los presupuestos de las universidades públicas 2010/2014’, el sindicato denuncia el descenso que se ha producido, por cuarto año consecutivo, de la partida que el Ejecutivo central destina a la enseñanza superior, cuyo presupuesto se sitúan en niveles de gasto de 2006. Una circunstancia que se produce, critica CCOO, pese a que el PP “ha decretado el final de la crisis y los datos anuncian el crecimiento del PIB español”.

Para esta organización, “la educación superior sigue sin ser una prioridad para nuestro país”, ya que sólo así se puede explicar que desde 2010 los presupuestos universitarios no hayan dejado de disminuir. “Estamos ante la erosión del sistema, ante un ataque sin precedentes a las universidades públicas”, ha dicho el secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO, Francisco García, que ha puesto el acento en el hecho de que en estos cuatro años “todos las partidas de ingresos han bajado menos una: la de las tasas”.
Según explica el informe, el dinero que pagan los alumnos por estudiar en la universidad representa un porcentaje cada vez mayor de los ingresos de estos centros, que en 2010 suponían un 16% de los recursos y en los últimos años se han incrementado “de forma global en 338 millones de euros” y ya suponen casi el 22,8% de los mismos.
Para García, esto significa que “a menos financiación pública, mayor financiación privada”, es decir, que el Gobierno “está trasvasando a las familias los recortes que se están acometiendo” en la universidad. Se trata de “una tendencia que se está consolidando” y que va a suponer “derivar a los ciudadanos el coste real de algunos servicios públicos”, ha denunciado.
Y a su juicio puede darse el horizonte final de que las tasas acaben por ser el 100% de los ingresos de las universidades, ya que cree que “ese es el objetivo final del Gobierno”. “Está yendo en esa dirección, paulatinamente”, y se está produciendo “la quiebra de un modelo público que garantiza la igualdad de oportunidades y la equidad”.
Además, pese a este aumento de tasas, el informe destaca que en este periodo el gasto medio por alumno no ha dejado de bajar. Concretamente, se ha reducido un 25,2% y ha pasado de los 7.760 euros que se destinaban en 2010 a los 6.481 de 2014.

8.000 trabajadores menos en dos años

Asimismo, García ha destacado los recortes “especialmente duros” que se han producido en cuanto a gastos de personal. En los últimos cuatro años, el presupuesto ha descendido más de 484 millones de euros, lo que ha provocado que el 31,8% de los recortes se hayan aplicado a las plantillas de las universidades. Plantillas que se han visto muy mermadas, especialmente entre 2012 y 2014, cuando se han perdido más de 8.000 trabajadores.
Concetamente, CCOO remarca que en los dos últimos años 5.669 profesores y 2.455 miembros del personal de administración y servicios han perdido su trabajo en la universidad. Una “destrucción y precarización de empleo” a la que hay que sumar “los límites a la contratación y la ridícula tasa de reposición”, que están provocando que muchos jóvenes investigadores emigren y no se produzca la “necesaria” renovación generacional.

Reforma universitaria

Por último, el secretario general de Educación de CCOO ha denunciado que el Gobierno “va a cambiar las reglas de juego por la puerta de atrás” con una reforma universitaria “sin ley”. “No va a haber una ley orgánica que se debata en el Parlamento ni con la comunidad educativa, van a adoptar medidas por decreto” que van a suponer un cambio muy importante para la enseñanza superior.
En este sentido, ha recordado que hay tres decretos encima de la mesa “de dudosa coherencia”. El primero, el que estructura las enseñanzas universitarias y prevé reducir los grados a tres años y aumentar los postgrados a dos. Para García, esta medida, contra la que ya se ha pronunciado el Consejo de Estado, supone “devaluar los grados y dar más peso a los postgrados para favorecer a la universidad privada”, que son donde acuden la mayoría de alumnos que quieren estudiar un máster.
Por otro lado está el decreto sobre la implantación de centros de educación superior, que “desregula, flexibiliza, y reduce los requisitos que deben cumplir, para favorecer de nuevo a las universidades privadas”, y el último decreto es el que regula la acreditación de profesores, según CCOO para dificultarla. “Se trata de un proceso de reconversión para no seguir acreditando profesores que luego no tendrán plaza que ocupar”, ha dicho García.

El sindicato “rechaza” estas tres medidas y denuncia que “este Gobierno y el ministro de Educación están hurtando el debate en la comunidad universitaria, en el Parlamento, y que van a cambiar la educación superior sin ley”. Es por ello que ya han anunciado que se dirigirán a los grupos políticos y a todos los representantes de la comunidad educativa para tratar este problema, y CCOO también va a estudiar “jurídicamente” las iniciativas que puede emprender para frenar estos decretos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?