martes, 6 de enero de 2015

Syriza propone cancelar parte de la deuda griega y nacionalizar servicios básicos

Crecimiento económico y fin de la austeridad. Estos son los dos pilares sobre los que se asienta el programa electoral de Syriza, la coalición de la izquierda griega. En un estadio de Neo Fáliro repleto, cerca de Atenas, el líder de Syriza, Alexis Tsipras, arrancó este sábado la campaña del partido con la presentación del programa, que centra su peso en la economía para salvar un país cuya deuda pública alcanza ya el 177% del PIB y cuyos servicios públicos han quedado devastados por los recortes exigidos por la Troika. La receta de Syriza se basa en la cancelación de una parte de la deuda externa de Grecia, así como la nacionalización de servicios básicos privatizados como el agua y la electricidad.


La formación fija en 1.300 millones de euros la cantidad necesaria para cubrir las necesidades básicas de la población que se encuentra bajo el umbral de la pobreza, 3 millones de griegos de un total de 11 millones. Para obtener esa cifra, Syriza plantea centrarse en la lucha contra la evasión fiscal, que supone el 25% del PIB cada año, así como impulsar una reforma que redistribuya los ingresos del Estado. Lo que más preocupa a las instituciones europeas es su intención de pedir una quita de parte de la deuda, que, expresó Tsipras, resulta “imposible de pagar”. Esta quita podría llegar al 50% del total, según el equipo de expertos que asesora al partido.
Entre las propuestas de la coalición de izquierdas está también la de recuperar servicios básicos que fueron privatizados en el pasado, tales como el agua, la electricidad y el transporte. También se prevé la posibilidad de nacionalizar algunos bancos, donde según señala Syriza ha acabado el 75% de los préstamos de la Troika. La nacionalización de algunas entidades bancarias permitiría inyectar dinero a la economía real para impulsar el crecimiento, básico para abonar la parte de la deuda que quede una vez reestructurada.
Por otro lado, Syriza plantea un programa de creación de empleo y una reforma de las administraciones del Estado dirigida a “terminar con el clientelismo”.
 
Favorita en las encuestas

En el discurso de Tsipras, ante un auditorio entregado, no faltaron las menciones a los aires de cambio que han aparecido en otros países europeos, como España, donde citó a “Podemos e Izquierda Unida”. El líder de Syriza instó a los ciudadanos a no dejarse impresionar por “los datos demoscópicos, ni las amenazas de Europa, ni las provocaciones”, y criticó la “propaganda del miedo” que propugna que, con estas medidas, Grecia quedaría fuera del euro y en quiebra.
El pasado lunes se abrió el camino a un adelanto electoral después de que, en la última votación presidencial, Stavros Dimas quedase lejos de lograr los 180 votos necesarios para ser jefe del Estado griego. Las elecciones se celebrarán el próximo 25 de enero. Las encuestas otorgan a Syriza un 28% de los sufragios, lo que le otorgaría la victoria pero la abocaría a forjar alianzas para gobernar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?