jueves, 19 de febrero de 2015

Espionaje británico viola los Derechos Humanos con escuchas privadas

Sede del MI6 en Londres (2007)



El Reino Unido admitió el miércoles que sus agencias de espionaje violan desde hace años los Derechos Humanos al escuchar conversaciones privadas entre abogados y sus clientes, con el fin de adquirir una posición de ventaja ante los tribunales.
“A la vista de las recientes sentencias del Tribunal de Poderes de Investigación (IPT, por sus siglas en inglés), reconocemos que las líneas políticas adoptadas desde 2010 no cumplen del todo los requisitos del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), en concreto el artículo 8 (derecho a la intimidad)”, dijo un portavoz del Gobierno británico citado por la prensa local.


El reconocimiento pone en una situación muy incómoda a los responsables británicos, advierte el diario londinense The Guardian.

El pasado 6 de febrero, un tribunal británico dictaminó que el sistema de intercambio de datos personales recolectados por los servicios de Inteligencia, usado durante 7 años por la estadounidense Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) y el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno británico (GCHQ, por sus siglas en inglés), es ilegal.

El IPT se dispone a oír el caso de dos libios, Abdel-Hakim Belhadj y Sami al-Saadi, que fueron secuestrados junto a sus familias en una operación conjunta de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA, por sus siglas en inglés) y del Servicio de Inteligencia Secreto británico (conocido como MI6), que los enviaron a la capital libia, Trípoli, donde fueron torturados por la dictadura de Muamar Gadafi en 2004.

La directora del departamento legal de la organización londinense Amnistía Internacional, Rachel Logan, ha descrito las actividades de la Inteligencia británica como “nada menos que la violación de un principio fundamental del imperio de la ley”.
El periodista británico Alan Hart denunció el miércoles al canal iraní en inglés PressTV que el Reino Unido se está convirtiendo en un estado policial.

“El espionaje que nos hacen a todos está empeorando cada vez más según pasa el tiempo”, dijo Hart. “Al Gobierno lo han cogido con las manos en la masa, por lo que puede decirse que en realidad no puede sino admitir” sus infracciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?