jueves, 26 de febrero de 2015

Los daños de la vacuna del papiloma humano NO son sólo psicológicos

El verano pasado se produjo un episodio inquietante que tuvo como protagonista a la vacuna del virus del papiloma humano. En Colombia unas 700 chicas fueron hospitalizadas en diferentes puntos del país por supuestos daños relacionados con dicha inmunización. El Gobierno estudió el caso y a través del Instituto Nacional de Salud descartó cualquier relación con la vacunación. Hace poco, sin embargo, expertos internacionales han expuesto las razones de los posibles reacciones adversas.
vacuna papiloma virus humano  
No suele ocurrir que un medicamento se relacione con tantas personas afectadas en tan breve espacio de tiempo pero lo cierto es que el pasado verano en Colombia decenas de chicas, que luego fueron cientos (más de 700 se ha publicado) advirtieron daños similares tras ser vacunadas del papiloma. Los daños reportados coinciden con los ya registrados en los sistemas internacionales de farmacovigilancia.

Pese a ello, el Gobierno, que desde el principio adoptó una postura tendente a beneficiar a los fabricantes del producto biológico, hizo público un análisis oficial que concluye que los síntomas que sufrieron las niñas no tienen nada que ver con la vacuna. Por esperable desató la indignación de las familias de las niñas y jóvenes afectadas.


Los desmayos y ataques han continuado. Así ocurrió hace poco cuando un amplio grupo de chicas que se dirigían a Bogotá a ver a sus médicos y a protestar ante el Ministerio de Sanidad por la negación de su sufrimiento.

Hace unos días se celebro en el país andino el III Simposio colombiano de autoinmunidad. En él, uno de los científico que mejor conocen los daños que puede provocar la vacuna del papiloma, Yehuda Shoenfeld, experto en enfermedades autoinmunes de la Universidad de Tel Aviv, dijo  que considera demasiado improbable que los síntomas que sufren las niñas del Carmen de Bolívar sean psicológicos, excusa puesta por el Gobierno colombanao para intentar dar carpetazo al asunto.
En dicho evento, convocado por el Centro de Enfermedades Autoinmunes de la Universidad del Rosario (Crea), Shoenfeld presentó pruebas de las altas probabilidades de que los casos sean causados por la vacuna contra el papiloma humano.

Shoenfeld descartó la tesis de enfermedades psicogénicas y sociogénicas, sugerida por el Instituto Nacional de Salud, argumentando que hay denuncias de niñas que sufren estos síntomas en todo el mundo y no sólo en la comunidad del Carmen de Bolívar, destacando la situación en Estados Unidos, donde miles de mujeres se han visto afectadas.
Las vacunas son el mayor invento para la medicina en los últimos 300 años”, aseguró Shoenfeld quien, destacó la importancia de que se desarrolle una contra el VPH, pero insistió en que no se debe desconocer que pueden tener efectos colaterales, sobre todo por la presencia del aluminio como coayudante en esta y otras vacunas.
Shoenfeld indicó que esta vacuna puede tener efectos adversos como debilidad, fatiga, daños a la memoria y la capacidad cognitiva, entre otros, y es un error considerar estos síntomas algo psicológico, lo cual hacen muchos médicos. Añadió que la fatiga crónica también fue considerada una enfermedad psicogénica y ahora se sabe que es autoinmune:
hay que ser más científicos, es mejor estudiarlo que relacionarlo con algo psicológico”.

En un experimento con ratones, explicó Shoenfeld, se les aplicó la vacuna contra el VPH y estos animales desarrollaron depresión y deterioro en su salud. El inmunólogo israelí aseguró que los estudios que se han hecho hasta ahora no son de fiar pues están mediados por los intereses de Sanofi, Pasteur, Merck, Sharp & Dohme (MSD), que fabrica la vacuna marca Gardasil, en el centro de la polémica.
En ese encuentro científico también se explicó que la efectividad de la vacuna no se conoce y no se conocerá hasta dentro de 20 años. ¿Imagináis que transcurrido ese tiempo no se produzcan datos relevantes en reducción de la morbilidad y mortalidad en las poblaciones vacunadas?

Este científico es el que está trabajando en los últimos años en la documentación del denominado Síndrome ASIA provocado por el aluminio. Por cierto, que hay que tener en cuenta que como ha demostrado la asociación Afectados por Vacunas (AxV) en España hay vacunas que llevan mucho más aluminio para potenciar la actividad inmune de dichos fármacos del descrito en sus fichas técnicas, lo que hemos publicado como El fraude del aluminio en las vacunas.

f:aquí!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?