domingo, 19 de abril de 2015

El paracetamol es ineficaz en la reducción del dolor según un amplio estudio

Paracetamol medicamento hígado daño hepático reacciones adversas
El medicamento paracetamol es muy usado para aliviar dolores de espalda o propios de la artrosis. Por extensión se utiliza para todo tipo de dolores. Parece que el mundo no podría funcionar sin pracetamol pero un estudio de la máxima calidad concluye que es ineficaz y ofrece riesgos importantes.
El paracetamol está entre los medicamentos analgésicos más usados en España. Éste fármaco está en entredicho por sus daños, cada vez más documentados. Los peligros del paracetamol han motivado restricciones por sus “daños al hígado y muertes”. Incluso, la agencia de medicamentos de Estados Unidos (FDA) recomienda a los profesionales de salud que interrumpan la prescripción y dispensación de parecetamol.


El British Medical Journal (BMJ), ha publicado hace poco una revisión sistemática y meta-análisis de ensayos clínicos controlados que concluía que hay evidencia de calidad que sugiere que paracetamol es ineficaz en la reducción del dolor y la incapacidad o en la mejora de la calidad de vida de los pacientes con lumbalgia.
Además, según dicha publicación médica, ofrece beneficios pequeños, pero clínicamente irrelevantes, en el dolor y la incapacidad asociadas a la artrosis y cadera y rodilla.
También hay pruebas de que los pacientes que toman paracetamol para estas dolencias cuadruplican el riesgo de tener unos resultados anormales en las pruebas de función hepática, aunque la relevancia clínica de este hallazgo no está clara. Hay que destacar que el trabajo científico divulgado por BMJ no es uno cualquiera.

Se trata de un metaanálisis, considerado en el ámbito científico como el estudio de mayor calidad posible pues en esta modalidad se reúnen todas las publicaciones disponibles sobre un tema, se filtran y se hace un análisis crítico, por lo que sus conclusiones son muy relevantes y apreciadas. El editorial que comenta los resultados del citado trabajo sobre el paracetamol, bajo el título de Managing back pain and osteoarthritis without paracetamol sugiere un mundo sin paracetamoles:
Los resultados de esta investigación nos animan a reevaluar el papel de paracetamol como analgésico clave en el tratamiento de la artrosis y la lumbalgia.
Algunos de estos resultados no son sorprendentes. La recientemente actualizada guía del NICE [el servcio de salud del Reino Unido] de artrosis provocó controversia cuando el borrador recomendó que no se debe tratar de manera rutinaria con paracetamol ya que podría no ser efectivo y se asociaba a importantes efectos adversos cuando se usaba a altas dosis, durante largos períodos de tiempo.
La versión final de la guía eliminó dicha recomendación ya que se consideró que podría incrementar de modo sustancial la prescripción de otros fármacos peligrosos, como AINES [antiinflamatorios no esteroideos] y opioides”.

Dentro del grupo de los AINES en el que están paracetamol o ibuprofeno, existe otro grupo polémico, los COXIB. Son fármacos, analgésicos también, que llegaron al mercado como los sustitutos de los primeros pero que sufrieron un justificado batacazo tras el escándalo del Caso Vioxx.
El medicamento, fabricado por Merck, resultó mortal para decenas de miles de personas en todo el mundo. Era uno de estos analgésicos de última generación. Así que veis cómo está el patio medicamentoso de los fármacos para el dolor, provocando más de un dolor de cabeza o de corazón. Como hemos comentado en otras ocasiones, los fármacos no son piruletas. Pueden venirnos bien en momentos puntuales pero a mayor dosis y más tiempo de uso, más peligros.

En el post que comento explican que hay alternativas seguras y efectivas a todo lo citado. Serían los AINE tópicos, que pueden comprarse sin receta y al parecer son tan efectivos como las presentaciones orales y tienen menos efectos adversos. Sorprende eso sí que se recurra al mismo tratamiento sólo que administrado de otro modo.


Las dudas se despejan a continuación cuando los autores, profesionales sanitarios, plantean la importancia de los tratamientos no farmacológicos.

El NICE recomienda que todos los pacientes con artrosis reciban información escrita con recomendaciones para mantener o incrementar la actividad física y mejorar su peso, si es necesario.
En la lumbalgia también se recomiendan el ejercicio, la fisioterapia, la acupuntura y el apoyo psicológico. Lo escrito y sabido, menos píldoras para los dolores y mejor alimentación y más ejercicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?