jueves, 17 de septiembre de 2015

Un reciente estudio muestra que amamantar a los bebés les puede proteger del autismo

Un reciente estudio demuestra que amamantar de forma natural a los bebés, disminuye el riesgo de que sufran de autismo.

El estudio sostiene que la lactancia materna puede impulsar el comportamiento social en los niños que nacen con una predisposición genética al autismo.

Los hallazgos sugieren que una sustancia química que se transmite de madre a hijo a través de la leche materna, podría ayudar a proteger a los bebés de este trastorno del comportamiento.
Concretamente se trataría de la oxitocina, una hormona involucrada con el desarrollo de la confianza y los vínculos afectivos.


thinkstock_rf_photo_of_baby_breastfeeding

La conclusión se sacó después de los investigadores mostraran a 98 bebés de siete meses de edad, fotos de caras felices, enojadas y asustadas y observaran cuánto tiempo las miraban.

Los bebés que habían sido amamantados de forma natural durante más tiempo, mostraron una mayor preferencia por mirar a los ojos felices y se mostraban intimidados por los ojos furiosos, en comparación con sus pares alimentados con leche materna durante un corto período de tiempo.
Reconocer las emociones en los demás es una importante habilidad social que se basa en gran medida en la información de la observación de la región situada alrededor de los ojos de una persona.

La atención reducidoal mirar a los ojos se ha relacionado con alteraciones sociales como el autismo, que se produce en niños y adultos incapaces de comprender las emociones y les resulta más difícil comunicarse.
Los resultados, publicados en la revista journal Proceedings of the National Academy of Sciences, sugiere que la lactancia materna podría mejorar la sociabilidad en niños propensos al autismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?