lunes, 12 de octubre de 2015

Bruselas ve riesgo de que España incumpla el déficit en 2015 y 2016

  • La Comisión Europea pide cambios en las cuentas para lograr el objetivo de déficit




Bruselas se metió este lunes de lleno en la incipiente campaña electoral para lanzar una carga de profundidad contra España después de haber mostrado cierta laxitud con Francia y otros países. En la capital europea no han gustado las formas del Gobierno, que ha adelantado varios meses la presentación de los presupuestos de 2016 como baza electoral. Ya no gustaron los anuncios de rebajas de impuestos en un país que presenta unos ingresos fiscales muy inferiores a la media, que tendrá muy difícil ajustarse a sus objetivos de déficit, y que ya incumplió en 2014. Con todo ese bagaje a cuestas, Bruselas alertó del “riesgo de incumplimiento” de los presupuestos de España para 2016. El ejecutivo europeo evitó hablar de sanciones, pese a que España podría acumular varios años de incumplimientos si la Comisión está en lo cierto. Aun así, la dureza de Bruselas supone un jarro de agua fría sobre el optimismo del ministro de Finanzas español, Luis de Guindos, que apenas horas antes aseguró ante la prensa que la UE no pediría ajustes adicionales.

España mantiene que cumplirá hasta la última décima del recorte de déficit, y para ello se basa en una evolución de los ingresos muy positiva y en unas previsiones de crecimiento mucho más optimistas que la del Ejecutivo comunitario, que lleva varios años errando el tiro. Pero Bruselas desconfía por el optimismo de esos pronósticos y por la posibilidad de desfase en las comunidades autónomas. El comisario Pierre Moscovici apuntó que Bruselas prevé un incumplimiento de tres décimas de PIB este año en el agujero fiscal —hasta el 4,5%, frente al 4,2% acordado— y de nada menos que siete décimas en 2016 (el 3,5% frente al 2,8%, lo que supondría quedarse un año más en el furgón de cola de los países en procedimiento de déficit excesivo). Moscovici, que se reunió con Guindos antes del Eurogrupo en Luxemburgo, anunció que pedirá al Gobierno que actúe para cumplir con el límite de déficit del 3% que marca el Pacto de Estabilidad. “El 23 de noviembre se evaluará lo que haya decidido hasta entonces España”, añadió Jeroen Dijsselbloem, jefe del Eurogrupo.

¿Buen alumno?

Si Bruselas está en lo cierto, la narrativa de España como buen alumno se desvanece a pocas semanas de las elecciones. Las buenas notas de España en el FMI —que alerta del frenazo de los emergentes, pero mejora los números de España— inyectaron en el ministro Guindos: “[Bruselas] no ha pedido recortes y no creo que haya muchos reproches”, aseguró poco antes de la reunión. Moscovici le dejó en evidencia poco después. Economía se defiende apuntando que la discrepancia para 2015 es mínima. Pero Moscovici dejó claro que el problema va más allá de las cifras: “Hay diferencias en la base del planteamiento”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?