martes, 29 de noviembre de 2016

Vivir para trabajar, el esclavo moderno

Debemos trabajar a diario, no sólo para satisfacer nuestras necesidades básicas sino también para consumir, saldar nuestras deudas y seguir consumiendo. Sin importar si te trata de un trabajo explotador, perjudicial, humillante, asqueroso, monotono, peligroso, estresante, repetitivo u obsoleto… El esclavo moderno siempre estará agradecido de tener un trabajo dentro de una sociedad con escasas oportunidades laborales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?