viernes, 30 de diciembre de 2016

Un OVNI ante 30 periodistas - JJ Benítez


 f: link1


Escrito por J.J. Benítez, hablan de un OVNI que vieron un total de 30 periodistas españoles durante el viaje real a China.

Twitter: @oficial_cmv

ALBA LOBERA VALLEJO

Fuente: ENIGMAS DEL HOMBRE Y DEL UNIVERSO
revistaenigmas


He aquí nuestra conversación:

-Tengo que adelantarle que siempre he sido un escéptico en estos asuntos...
-Me parece muy bien, comandante. Si todo el mundo creyera en los OVNIs, estas investigacionesno tendrían sentido, ¿no le parece?
-Quiero decirle que siempre he pensado que lo que la gente dice que ve podrían ser efectos ópticos, etcétera.
-Y ahora, ¿qué piensa?

El comandante se echó a reír.

-Desde luego, lo que vimos aquella noche no se trataba de un efecto óptico. De eso estoy seguro. Pero, mire, el problema es tan importante, que prefiero ir despacio. Palpando. Como santo Tomás, ¿comprende?
-A las mil maravillas. Pero, cuéntame. ¿qué fue lo que vieron aquella madrugada?
-Llevábamos dos horas y 55 minutos de vuelo. "Sorolla" -el primer avión español que entraba en China-, había salido de Teherán y nos dirigíamos por un "pasillo" militar hacia Pekín. Era, como usted sabe...


Continuar:
Era, como usted sabe, un vuelo especial, con 130 pasajeros. La mayoría periodistas. Habíamos dejado atrás Afganistán y Pakistán. Y en ese momento -las 2.30 de la madrugada (hora solar del lugar)-, apenas hacía diez minutos que volábamos sobre territorio chino. Creo recordar que estábamos en la vertical de Yar Kand, en Cachemira. El avión volaba con todas las luces apagadas. Era muy tarde y, lógicamente, casi todos dormían. De repente, a nuestra izquierda, entre las 11 y las 10.30, de nuestra posición 4,a pareció un punto focal intensísimo, con una especie de haz luminoso blanco, muy blanco. Todos en cabina lo vimos: Luis Pertinant, que iba de segundo comandante, y Vicent Roig, como tercero. Después, al anunciarlo yo por el altavoz, lo vio parte del pasaje, incluido el rpesidente de AVIACO, Manolo Ortiz, que entró rápidamente en la cabina. El caso es que "aquello" dirigió y lanzó su haz de luz hacia nuestro avión. Hubo momentos en los que pensamos que se acercaba.

-Entremos en detalles.

-Era de un tamaño aparentemente algo más reducido que el disco lunar. Claro que no podía tratarse de la Luna, puesto que aquella noche no había. El cielo estaba muy negro y estrellado. Puse el radar, pero no pudimos captarlo.
-¿A qué distancia estaría?
-Ni idea. Nuestro radar alcanza unas 10 ó 12 millas, pero, como le digo, no lo recibimos. Quizá se encontraba más allá. A los pocos segundos se alejó a una enorme velocidad. Y desapareció en nuestra misma dirección, rumbo 042 (NE). En el espacio quedó aquel haz de luz blanca.
-¿Una estela?
-No, no parecía la clásica estela de condensación. Quizá le parezca una tontería, pero a mí me dio la sensación de que era una luz "material", "sólida".

-No me parece ninguna tontería, sobre todo si tenemos en cuenta que en Ufología hay ya numerosos precedentes de la llamada "luz sólida".
-No lo sabía-respondió el comandante con sorpresa.
-¿Y después?
-Desapareció. En 12 ó 14 segundos, el haz de luz "sólida" se esfumó.
-¿Notó algún tipo de alteración en los instrumentos del DC-8?
-Nada de nada.
-Bien. ¿Y qué piensa usted que pudo ser aquello?
-No lo sé.
-¿Un avión, quizá?
-Lo dudo. La velocidad era incalculable. Sinceramente, "aquello" sólo podía ser un OVNI. Es decir, un "Objeto Volador No Identificado".
-Pero, ¿podría estar tripulado?
-Indudablemente. Al menos, ése fue su comportamiento.

Como decía el comandate, al anunciar al pasaje la presencia de aquella engimática luz, algunos de los periodistas y Manolo Ortiz se pusieron en pie, entrando, incluso, en la cabina del reactor.
El OVNI fue visto por un total de veinte a treinta representantes de los medios informativos, así como por el personal auxiliar de vuelo, azafatas, los tres comandantes y el referido presidente d ela compañía SOROLLA.
Entre estos destacados periodistas se encontraban -por citar algunos nombres-, Ignacio Gabilondo, de la Cadena SER, Pilar Cernuda, de COLPISA, Jaime Peñafiel, de la revita Hola!, y Herreros, de la agencia Europa Press.

Algunos días después del retorno de la expedición pude cambiar impresiones con el entonces presidente de Aviaco, Manuel Ortiz, y hoy embajador de España en Cuba.
Ésta fue su no menos importante declaración:

-Al principio, cuando lo anunció el comandante, creí que se trataba de alguna aurora boreal. Me asomé de inmediato a la cabina y comprobé que no, que "aquello" era "otra cosa".
Teníamos delante, un poco a la izquierda y a nuestra misma altura, una especie de esfera muy luminosa. Estaba inmóvil. Nos llamó la atención a todos. Y muy especialmente su luz. ¡Jamás había visto algo así!
La contemplamos algo más de un minuto. Y es curioso. Cuando uno de los comandantes -Pertinant- fue a tomar su cámara fotográfica, la esfera se disparó en el cielo.

-¿Algo así como si los posibles tripulantes de aquel objeto hubieran "adivinado" el pensamiento del comandante?
-Algo así-contestó Ortiz, con tono de desconcierto.- Una vez desaparecida la luz vista, quedó en el espacio un haz de luz, con los rayos divergentes. Al poco, desapareció. El hecho fue largamente comentado por todos. Algunos pensamos que aquel haz de luz podía ser una especie de gigantesco foco que partía de la esfera. Pero tampoco podemos asegurarlo. Lo que sí fue evidente es que el foco o haz de luz tenía kilómetros de longitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué quieres comentar?